El gobierno, con miembros de PSOE y UP, se ha ido de convivencia a la finca estatal de Quintos de Mora (Toledo) con el objetivo de organizar el trabajo legislativo del trimestre, pero sobre todo para permitir que los miembros del Consejo de Ministros se conozcan un poco más.

Situada en los Montes de Toledo, la finca de Quintos de Mora abarca una superficie de más de 6.800 hectáreas y pertenece al municipio de Los Yébenes (Toledo). Propiedad del Estado desde 1942, ha sido el lugar elegido por algunos presidentes del Gobierno para recibir las visitas de otros mandatarios, como hizo José María Aznar con el estadounidense George W. Bush en 2001.

La consejera de Seguridad Nacional de Bush por entonces, Condoleeza Rice, bautizó al lugar como «el rancho de Aznar»