La llegada al aeropuerto madrileño de la vicepresidenta del Gobierno Bolivariano de Venezuela, Delcy Rodríguez, ha provocado, de aquel tiempo a esta parte, gran cantidad de críticas y opiniones. La mayor parte de ellas adversas hacia Rodríguez (por parte de la derecha más rancia), y también hacia el Ejecutivo “progresista” que, movido por sus propios intereses, quiere estar a la vez en el sol y en la sombra, lo que es del todo imposible.

Pero faltaba por pronunciarse el señor X de los GAL, llamado Felipe González. El ex presidente del Gobierno español se ha pasado por el Palacio de La Aljafería de Zaragoza, sede de las Cortes de Aragón, donde tenía prevista su intervención en el acto de presentación del informe Jóvenes, Internet y democracia, evento organizado por la Fundación Manuel Giménez Abad y la Fundación Felipe González.

Es aquí donde el fascista del PSOE ha expresado que Delcy Rodríguez “no debería haber pasado por España”. Preguntado por si creía que el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, debería dimirtir, ha preferido decir: «No me meto en eso».