Unos días de nueva legislatura y se cumplen los peores augurios: el fascismo, vía «pin parental», propuesta de ilegalizar partidos (primero los independentistas, luego los marxistas…), y derogación de la ley de memoria histórica, consigue los titulares y ponerse en el centro del debate político.

La izquierda institucional, mientras, se dedica a poner palos en la rueda a la huelga general del País Vasco del día 30, y sin calles a la vista para actuar desde la movilización. El recuerdo del PSOE de 1982, del «ya estamos en el gobierno, ustedes a casa y al ocio a disfrutar de la vida, abandonen las calles que nosotros, los de los trajes de pana, os vamos a representar» aparece como un referente del nuevo gobierno.

La presencia de la extrema derecha, blanqueada y activa como anda cacareando, no puede ser contestada de otra forma que no sea con organizaciones antifascistas en cada barrio. Todo indica que el PSOE/UP no está por la labor, andan entretenidos y perdidos en los institucionalismos reformistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *