Como era previsible, el asaltador de cielos, Pablo Iglesias, se ha vuelto a retratar. Esta vez lo ha hecho durante en el acto de apertura oficial de la XIV legislatura que ha tenido lugar en el Congreso. Junto al hoy vicepresidente Pablo Iglesias, han aplaudido al ilegítimo jefe del Estado y rey Felipe VI, la ministra de Igualdad, Irene Montero; la de Trabajo, Yolanda Díaz; el de Consumo, Alberto Garzón, y el de Universidades, Manuel Castells, todos de Unidas Podemos.

También se ha podido ver aplaudir a la secretaria de Estado de igualdad, Noelia Vera, y a la diputada y secretaria de Estado para la Agenda 2030, Ione Belarra. Si bien es cierto, otros otros diputados de la formación morada, entre ellos el portavoz del grupo parlamentario Jaume Asens, no lo han hecho. Eso sí, todos se han mantenido de pie a la llegada del ilegítimo.

Como contrapartida y como ya habían anunciado, los partidos independentistas, a excepción del PNV (que sus diputados no han aplaudido pero se ha mantenido de pie) han estado ausente del hemiciclo. Estos han leído un comunicado conjunto con el que rechazan o no reconocen al jefe del Estado y rey Felipe VI.

Este es el documento íntegro de las formaciones independentistas:

No tenemos Rey. Democracia, libertad, repúblicas.

Las  fuerzas  políticas  independentistas, soberanistas y  republicanas firmantes   de   esta declaración, queremos manifestar:

  • La Monarquía Española y su máximo exponente, el rey de España, no nos representa.

La sociedad   catalana,   vasca   y   gallega   rechazan   mayoritariamente   la   figura   de   una institución  anacrónica  heredera  del  franquismo  que  se sustenta  en  el  objetivo  de mantener e imponer la unidad de España y sus leyes, negando así los derechos civiles, políticos y nacionales que asisten a nuestras ciudadanías y nuestros pueblos.

  • En el camino democrático hacia la libertad que aspiramos, el Rey no es un interlocutor válido para  nosotras  y  nosotros.  Ni  tiene  la  legitimidad  de  nuestros  pueblos,  ni  le reconocemos  ninguna  función  política.  Menos  aun cuando  su  papel  para  con  nuestras naciones no ha sido otro que el de intentar imponer proyectos y valores antidemocráticos, como quedó demostrado en el discurso autoritario pronunciado el 3 de Octubre.
  • La Monarquía Española es un estamento que no responde a los valores republicanos de libertad, igualdad y democracia  que  tanto  los ciudadanos  y  ciudadanas de  nuestros pueblos como las mayorías sociales del estado anhelan. Una democracia real solo será posible desde la ruptura con la herencia, las bases y valores que representa el Rey y su figura. Por ello, consideramos que el Rey y la Monarquía deben dejar de ejercer su tutela sobre  la  ciudadanía y  sobre los  gobiernos  y  parlamentos  que  de  la voluntad  popular emanan. Solo así se  podrá dar cauce a soluciones basadas en el respeto a la voluntad popular, la libertad y la democracia.

Madrid, 3 de Febrero de 2020

*Firmado por ERC, Sobiranistes, Junts per Catalunya, la CUP, EH Bildu y el BNG