Son tantas las veces que Gabriel Rufián ensalza a su querido jefe de ERC que más que un admirador de Oriol Junqueras parece ser el clásico pelota, el típico adulador del jefe con intenciones claras de medrar, que es lo que ha hecho en los últimos años en ERC, incluso sin ser hasta hace muy poco tiempo militante de esa formación que se dice de izquierdas y republicana.

Estas líneas no pretenden valorar la inteligente de Oriol Junqueras (inteligente seguro que es, otra cosa es para qué utiliza su inteligencia), tan sólo quieren señalar que la “pasión” de Rufián por su jefe de formación política resultan ya harto irrisorias. Ninguno de los dirigentes de ERC se refiere a su líder de la manera tan aduladora y babosa como lo hace el señor Rufián. Es como si sin Junqueras ERC se fuera al carajo.

Ayer, este señor estuvo en el Parlament para hablar en la comisión de investigación para aplicación del artículo 155 y, tras su primera exposición antes del turno de preguntas, Gabriel Rufián volvió a ensalzar a Junqueras (por su puesto que dejando su rastro de babas), esta vez a través de su cuenta de Twitter. Esto es el mensaje que publicó:

“Escuchar a @junqueras es como encender un GPS en mitad de la nada. Que falta nos hacías”.

¡Qué cosas! Toda la vida negando le existencia de Dios y, miren ustedes por dónde, a ver si estábamos equivocados, sí que existe y el divino se llama Oriol Junqueras.